El grupo energético danés hizo el anuncio en sus últimos resultados financieros, donde hizo hincapié en cómo está progresando su transformación estratégica a una empresa de energía verde.

El proveedor de energía más grande de Dinamarca y desarrollador de proyectos eólicos, Ørsted (anteriormente conocido como Dong Energy) ha anunciado que creará una unidad de almacenamiento y energía solar para completar su transición a la energía limpia.

En su informe financiero de 2017, la compañía, que ha estado activa en el negocio de energía eólica y biomasa extraterritorial durante varios años, dijo que hará que su negocio de servicios públicos sea más ecológico en los próximos años. “Por ejemplo, hemos establecido una nueva unidad para explorar el almacenamiento de energía y los proyectos de energía solar fotovoltaica, y también estamos mirando más de cerca el mercado de la energía eólica en tierra”, dijo Ørsted.

Ørsted, que aspira a quedar libre de carbón para el año 2023, descargó todos sus negocios de petróleo y gas a Ineos por US $ 1.050 millones el año pasado. También en 2017, vio que sus ingresos alcanzaron los 22.5 mil millones de DKK ($ 3.7 mil millones), un 18% más que los 19.1 mil millones de DKK del año anterior.

En cuanto a la unidad de energía eólica de la compañía, apunta a alcanzar una capacidad eólica marina de 7.45 GW para 2020. La unidad está activa en Dinamarca, Suecia, Alemania, el Reino Unido y los Países Bajos.

La compañía cambió su nombre de Dong Energy a Ørsted en noviembre pasado, como consecuencia de su reposicionamiento estratégico hacia la energía renovable. En términos de producción de energía, Ørsted tiene una cuota de mercado de alrededor del 49% en Dinamarca. El gobierno danés todavía tiene una participación del 51% en la compañía.

En colaboración con la exposición Energy Storage Europe , que se celebrará en Düsseldorf, Alemania, del 13 al 15 de marzo, pv magazin e ha preparado una publicación especial Energy Storage . Se distribuirá junto con la edición de febrero de la revista pv y en la exposición.

EMILIANO BELLINI